¿Qué pasó con la punta del Obelisco?

Sorpresa en la Ciudad: se puede ver al Obelisco sin su cúpula.

Obelisco Malba
Se trata de una intervención del artista Leandro Erlich. Por encima del ápice real, colocó una especie de «capuchón» de metal que pesa tres toneladas, es de hierro e imita el material del monumento. De esta manera genera la ilusión de que el Obelisco continúa y termina sin punta.

«La democracia del símbolo» es una iniciativa artística y social única, resultado de la articulación entre el artista, el MALBA, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la empresa Fate.

La obra consta de dos partes. Por un lado, en el emplazamiento del Obelisco, el artista interviene directamente el monumento, haciendo desaparecer su ápice, que reaparece en la explanada de MALBA con una reproducción a escala real. De esta manera, el público podrá ingresar a la cúspide, con entrada libre y gratuita, y disfrutar de las cuatro vistas aéreas del monumento central en el imaginario argentino.

El Obelisco fue construido en 1936 por el arquitecto modernista Alberto Prebisch. Desde entonces es punto de reunión, celebraciones y manifestaciones populares. Ha sido también inspiración de innumerables proyectos artísticos de fotógrafos pioneros como Grete Stern y Horacio Coppola –quien registró su construcción en un film–, Marta Minujín y Leandro Katz, entre muchos otros.

Su interior allá en lo alto siempre despertó la curiosidad de todos y este proyecto brinda por primera vez la posibilidad de democratizar su acceso, transformándolo en un monumento público, abierto a todos.

Para más info podés visitar la página del MALBA o descargarte el comunicado de prensa acá

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Deja un comentario